EL SURIMI: Qué es, de dónde salió, ¿es sano? Alternativas

El post de hoy va sobre el surimi y sus amigos. El surimi y sus amigos tal y como los conocemos se llaman en realidad sucedáneos de pescado y creo que con el nombre ya veis por dónde van a ir los tiros. ¿De qué esta hecho el surimi en realidad? ¿Las gulas son una delicatessen? La risa de este tipo de productos es que algunas veces se asocian al endemoniado término ”hacer dieta” porque son más ”ligeros”; el krissia es para cuidarse (y los nutris nos morimos de la risa, o de la indignación, no sé).
Bueno vale, lo confieso, el último anuncio de Krissia ha sido uno de los detonantes de este post, pero es que me enervo. El mensaje que da es este:

– El hombre: ”Yo le pongo (a la ensalada) algo que llene” (se refiere a una lata de atún)
La mujer: ”Sí, te llena y te rellena, ¿eh?” (un bol de ensalada con una lata de atún. Aliado de la obesidad española en 2017)
– Eslogan final: ”la forma más deliciosa de completar tu ensalada sin sentirte culpable” (con ”completar” se refieren a aportar proteína. Y el surimi es proteína de calidad, claro que sí. Con sentirte  culpable se refieren a que el aceite o la grasa del pescado engordan porque es grasa y hay que evitarla. Mentira.)

krissia spot 2017 palitos de surimi
Tú no hombre… la que tiene que cumplir cánones de belleza soy yo. Las que se ”cuidan” en este tipo de publi siempre son ellas.

Origen del surimi

Pero dejemos a un lado la publi y empecemos por el principio. ¿De dónde viene el surimi?
El surimi (すり身) nació en el este de Asia (Japón), y originalmente se hacía de forma artesanal, elaborando pasta de pescado, añadiéndole otros ingredientes e hirviéndola, normalmente para aprovechar pescados que no se podían vender. La fecha exacta de su origen está un poco difusa (¿900? ¿1000 años?), lo que sí se sabe es que a partir de 1960 la industria del surimi empezó a desarrollarse en Japón como forma de comercializar especies de pescados que tenían poco interés a nivel comercial (sobretodo el Abadejo de Alaska) y también para dar salida al aumento de la pesca por aquellos años.

Con el tiempo los elaborados a base de surimi (sucedáneos de pescado con sabor a cangrejo) se han utilizado como una versión ”barata” y más asequible de otras materias primas más caras (como el cangrejo mismo, o el marisco; hay gente que hasta osa llamar al surimi marisco), aunque las recetas asiáticas ya lo llevaban utilizando años como ingrediente (por ejemplo para añadírselo a sopas o elaborar bolitas de pescado en China o Taiwán, o para elaborar kamaboko en Japón, un tipo de surimi que suele venir con una cubierta rosa; otro tipo de surimi que se usa en Japón es el naruto o narutomaki, una pieza de surimi con una espiral rosa en medio que se pone en los fideos o ramen).

chinese fish balls bola de pescado china
Bolas de pescado típicas de la cocina china. Muy lejos del surimi actual. Al ser pescado fácil de comer, sin espinas, a veces se usaba para dárselo a los niños.
kamaboko tradicional japones
Kamaboko japonés hecho artesanalmente. Vídeo Se usa para añadirlo a sopas, freírlo, etc.
kamaboko casero1
Otra de kamaboko hecho a mano, de la página web de este señor.

De todas formas, la pasta de pescado comercial ha tenido que ir añadiendo ingredientes para su mejor conservación, venta, etc. así que al surimi comercial (y derivados) que podríamos comprar en Japón o China a día de hoy se le aplican más o menos las mismas cosas que vamos a hablar sobre el surimi en general. Es decir, un proceso más parecido a este (ya no es todo tan bonito, eh).

Vamos, en resumen, el surimi como tal es una pasta de pescado originaria de la cocina asiática, a partir de la cual han surgido otras elaboraciones, como las imitaciones de las patas de cangrejo. Pero bueno, volvamos a occidente, que me pierdo.

Qué son los sucedáneos de pescado

Con sucedáneo de pescado me refiero a estas cosas (productos a base de surimi):

Palitos de cangrejo o ”palitos de mar”, surimi, gulas, anguriñas, bocas de mar, muslitos de mar, tronquitos de mar, rollitos de salmón o palitos con salmón, salchichas de surimi, lonchas de surimi, (a partir de aquí empieza la fumada con los nombres) rallado de mar, colas del océano, tronquitos alaska, tronquitos de alaska sabor cangrejo, tallarimis de surimi, etc.

Como veis, son productos con nombres bastante ambiguos, muy de terminar en ”-itos” para darle un aire…cómo decirlo…¿cercano? ¿inofensivo? (”troncos de mar”, ”muslos de mar”, ”palos de mar”, la potencial tribu de productos de dudosa procedencia). Sin nombrar otros más sospechosos (a ver cómo demonios se ralla el mar). Pero con eso de las cosas ralladas no solemos fijarnos mucho; ahí esta el fantasma de los quesos gratinando nuestras lasañas, el ”Rallado”.

surimi rallado vs queso rallado
Tampoco sabríamos decir exactamente qué son, pero una cosa sí podemos afirmar: están rallados. ¿Queso? ¿Quién ha dicho queso?

QUÉ NOS DICE LA ETIQUETA NUTRICIONAL DEL SURIMI

Vamos a ver los ingredientes de un par de sucedáneos de pescado: los palitos de cangrejo y las gulas. Recordad que en el etiquetado nutricional, los ingredientes siempre están escritos de mayor a menor cantidad: los primeros ingredientes son los más abundantes.

Gulas (sí, es surimi):

Las gulas imitan a las angulas, que son las crías de las anguilas. Las angulas tienen una textura distinta a las gulas (no tan ”blanducho espagueti”), y también un precio distinto (400€ el kg o más, depende el año). No es raro leer por ahí que las gulas son ”pura proteína de pescado” (risas) porque están compuestas de surimi, y el surimi es pescado. El problema es qué porcentaje de pescado tienen y qué otros ingredientes se les añaden.

gula del norte

  • Ingredientes de LA GULA DEL NORTE: Proteína de pescado, agua, aceite de girasol, harina de trigo (refinada), cefalópodo (molusco), sal, proteína de soja, proteína vegetal, proteínas de leche, albúmina de huevo, aromas, potenciador del sabor (glutamato monosodico), estabilizante (goma xantana), corrector de la acidez (ácido lactico), tinta de cefalópodo (molusco). Y puede contener trazas de crustáceos. (Fuente)

 

  • ANGURIÑAS DE PESCANOVA: Surimi 47% (pescado, cefalópodos (moluscos)), agua, aceite de girasol, almidón de maíz, almidones modificados
    ANGURIÑAS-REFRIGERADAS1-700x781
    47% de pescado. Pura proteína de pescado, sí, sí.

    (sin gluten), aroma (soja, trazas de crustáceos) y extracto de pescado, clara de huevo, proteína vegetal (sin gluten), sal, potenciador del sabor (glutamato de monosodio, E 635), estabilizante (goma xantana), tinta de sepia (moluscos). (Fuente)

Resumiendo, qué llevan las gulas:
Proteína de pescado, agua y aceite de girasol refinado como primeros ingredientes (por tanto mayoritarios) en ambas. Las anguriñas se atreven a decirnos que menos de la mitad de su composición es pescado (en forma de surimi); con las gula del norte hay que echarle imaginación. El aceite de girasol empobrece la calidad del producto, y a demás trastoca nuestro perfil lipídico (aporta mucho omega 6, desequilibrando la proporción omega 3 – omega 6).
Después de esos 3 ingredientes, una lista casi calcada en ambos produtos:
Almidones y harinas refinadas (abaratan el producto, y los almidones modificados se absorben más rápido que las harinas refinadas; cuanto más lejos, mejor, ambos)
Proteínas alternativas a la del pescado, más baratas (proteína de huevo, soja o leche).
Sal: llevan mucha sal si supera 1g/100g. Tienen 2,5g/100g, así que tienen bastante sal.
– Potenciadores del sabor (aromas, glutamato…): El glutamato se ha asociado a aumento del apetito (hacernos comer más).
– Estabilizantes y tinta.

Surimi (palitos de cangrejo, bocas de mar y similares):

etiqueta surimi pescanova rollitos de mar
¿Pero es que a nadie le preocupa que menos de la mitad de un ”palito de mar” sea pescado?

Aquí un ejemplo de Pescanova. La composición es casi calcada a las gulas de la misma marca.

Otra marca: Findus y sus tronquitos de Alaska. Primer ingrediente y por tanto mayoritario, AGUA, menos de un 30% de surimi, en cuya mezcla incluyen también sorbitol (azúcar) y azúcar. El peor, sin dudarlo.

tronquitos de alaska surimi findus
El rey de los surimis baratos

EL SURIMI ES LA MORTADELA DEL PESCADO: Pescado procesado vs. carne procesada

En realidad, la adecuación nutricional de los procesados a base de pescado es fácilmente rebatible: la percepción de que el pescado fresco es más saludable que cualquier sucedáneo está bastante generalizada y un paseo por la lista de ingredientes (o incluso vídeos sobre cómo se elaboran) son suficientes para, como mínimo, sembrar la duda entre sus defensores. Pero, ¿qué pasa con la carne procesada?

Hemos estado hablando de que el surimi y demás sucedáneos son la versión barata (económica y nutricionalmente) del pescado fresco. Y, del mismo modo, el jamón york (y compañía: mortadelas, chopeds, etc.) son la versión barata de la carne fresca. La diferencia en cómo percibimos el jamón york y el surimi son las costumbres: un sándwich de jamón york es más habitual que uno de surimi, está más metido en nuestro hábito alimentario, y por eso cuesta más aceptar que no es saludable. La realidad es que ambas son opciones bastante reguleras. Es decir, son dos productos que se pintan de una cosa (la versión ”ligera” de sus homónimos frescos, o peor, ”aportes proteicos de calidad”) y en realidad son versiones malas y/o baratas de sus materias primas de origen. Sin meterme en carne procesada y cáncer, que de eso ya se ha hablado hasta la saciedad.

Echamos un último vistazo a los ingredientes de un producto cárnico procesado:

etiqueta jamon pavo finas lonchas hacendado

Lleva solo un 65% de carne y el resto: agua, sal, dextrosa (glucosa), azúcar, proteínas vegetales, y aditivos para darle vidilla a esa cosa que parece carne y no lo es: estabilizantes E-451 (fosfatos) y E-407 (carragenano), especias, aromas, antioxidante (ácido ascórbico o vitamina C), potenciador del sabor E-621 (glutamato monosódico) y nitritos como conservadores. ¿Es tan diferente del surimi?

¿Y SI ME ENCANTA EL SURIMI QUÉ HAGO? Alternativas al surimi

¿Hay alternativas saludables al surimi? Obviando que la alternativa saludable al surimi es el PESCADO FRESCO, también es cierto que podemos hacer surimi casero. Tiene sus utilidades, por ejemplo, para personas con problemas de masticación, o gente con fobia a las espinas (niños y adultos). Os dejo una recopilación de recetas y vídeos sobre cómo hacer surimi casero: cómo hacer bolas de pescado chinas y cómo hacer kamaboko o narutomaki. No es excesivamente complicado, sobretodo si usamos un procesador de alimentos o algún trasto que triture. Las recetas que os pongo abajo pican el pescado manualmente, pero podéis triturarlo y ya está. Todas las recetas vienen con fotos del proceso.

  • Receta de las bolitas de pescado chinas, en este link. Aquí incluso nos indica cómo conservarlas en el congelador. Qué ingredientes llevan: 2 pescados (cualquier pescado blanco), 1 cucharadita de sal, media de pimienta, una cucharada de harina de maíz y agua.
  • Cómo se hace la pasta de pescado casera, en este vídeo.
  • Una receta de kamaboko casero (sencillo, sin cobertura rosa), en este otro link. En esa misma página tenéis recetas en las que podéis utilizarlo.
  • Si queréis saber cómo hacer narutomaki casero, aquí la receta. Para el color rosa, podéis usar remolacha, por ejemplo.
  • Si se os da mal el inglés, esta receta está en español. Surimi casero, con merluza y gamba roja.
  • También os dejo esta receta de kamaboko vegano (surimi vegano) que hizo Creativegan.

Y por último, en este vídeo podéis ver cómo hacer la pasta con el procesador de alimentos y cómo hacer palitos de pasta de pescado sin siquiera mancharos las manos; es algo parecido a hacer croquetas con dos cucharas. Sin embargo no os recomiendo seguir la receta al pie de la letra porque en vez de hervir los palitos de pescado, los fríe y los moja con ketchup. Podéis echar los palitos en agua hirviendo, de todas formas, y luego congelarlos.

Y si tu problema es que no sabes qué echarle a la ensalada o a la ensaladilla si no le echas surimi, échale un vistazo a esto.

En resumen

El surimi en sí mismo, como ingrediente, es pescado. El problema viene cuando ese surimi se procesa con otros ingredientes de baja (o mala) calidad para formar sucedáneos. Así que en definitiva, los sucedáneos de pescado que imitan al cangrejo tienen una calidad nutricional bastante mala y mejorable. Una taza de garbanzos le da mil vueltas, nutricional y medioambientalmente, la verdad.

Y nada más por hoy. Si os atrevéis con el surimi casero, dejadme fotos 😉

¡Gracias por venir! Y hasta el próximo post.

7 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s